Google+ Followers

Google+ Followers

martes, 5 de agosto de 2014

COLOMBIA: TOLERANCIA Y RECONCILIACIÓN EN EL SEGUNDO DÍA DEL FORO NACIONAL DE VÍCTIMAS DE CALI


LUNES, 04 DE AGOSTO DE 2014 19:00

CORTESÍA DE FERNANDA SÁNCHEZ JARAMILLO, PRENSA REINICIAR DESDE CALI, PARA LA PLUMA

Final del formulario
Tras la tensión vivida el día de ayer durante el primer día del Foro Nacional de Víctimas y un cambio en la agenda para hoy, segundo día, continúa el encuentro con propuestas interesantes y conciliadoras.
Reconciliación, cese al fuego bilateral, reconocimiento de la diversidad de víctimas que existen en nuestro país fueron algunas de las propuestas presentadas durante el segundo día del Foro Nacional de Victimas organizado en Cali.
En el transcurso de la jornada, mujeres y hombres escucharon con respeto lo que cada una de las personas tenía para decir, sus propuestas. Víctimas de diferentes actores armados compartieron el espacio en calma y silencio.
Carlos Velandia ex guerrillero del ELN, quien estuvo en prisión durante 10 años, compartió con los asistentes la experiencia del secuestro y desaparición de su hermano menor por el Estado y razón por la cual participa en el foro como víctima.

Carlos Velandia ex guerrillero del ELN
Velandia invitó a los participantes a reconocer a los familiares de insurgentes, perseguidos y estigmatizados por el Estado y cuyas historias son invisibilizadas y no escuchadas.
Entre tanto, Alejandra Gaviria representante de H.I.J.O.S, e hijas, recordó a aquellos que no pueden hablar. Se refirió a las víctimas de la violencia previas al año 1985 y contemplados en la Ley 1448, más conocida como ley de Víctimas.
Durante la lectura de su ponencia, Gaviria destacó la resistencia y la lucha de cada una de las víctimas frente a la muerte, en los territorios, en las masacres sistemáticas, en el Palacio de Justicia, en Soacha, en Urabá, en el Genocidio de la Unión Patriótica, etc. Ellos, insistió enfáticamente, deben ser el fundamento, el argumento para tener un país en paz.
Representantes del Movice Antioquia insistieron en la necesidad de escuchar a las víctimas de crímenes de Estado en La Habana; además, reconsiderar la doctrina del enemigo interno y conformar una Comisión de la Verdad que sea independiente.
En el auditorio estaba también Claudia Quintero, representante de la organización Anne Frank, quien pidió el cese al fuego bilateral para evitar que otros hechos como la niña que murió en el departamento del Cauca no ocurran más.
También pidió la no criminalización de los campesinos, el cese de las ejecuciones extrajudiciales y dar una solución al conflicto armado. Paz sí pero con pan, enfatizó.
Asimismo campesinos como Alvaro Manzano, representante de la Asociación de Campesinos del Valle del Cimitarra, ACVC, agricultor y último concejal de la UP en el Magdalena Medio insistió en la necesidad de ofrecer garantías de no repetición, y en la reparación política para los sectores sociales que han sido discriminados y masacrados.

Álvaro Manzano representante de la Asociación de Campesinos del Valle del Cimitarra
Manzano dijo que es fundamental brindar garantías para la libre organización y exigió el cumplimiento de la Ley 160 de 1994 que dio vida a las zonas de reserva campesina. Álvaro Manzano se refirió al proceso de paz e invitó al buen trato como mecanismo de reconciliación.
La Corporación Reiniciar, que representa a las víctimas de la Unión Patriótica, participó con una ponencia en la cual exigió las garantías de no repetición que deben partir del reconocimiento de lo sucedido (un genocidio político) y de la responsabilidad que le compete al Estado. (CIDH, Informe No. 5 del 12 de marzo de 1997, Admisibilidad, Caso 11.227, párrafo 26).
Con su ponencia Reiniciar invitó a remover o transformar las condiciones que posibilitaron la exclusión y estigmatización de la UP, la ocurrencia de los crímenes y la impunidad en que se hallan.

Luz Stella aponte, abogada - representante victimas UP. Imelda daza,  Aida Avella y Beatriz Zuluaga supervivientes de la UP.
Alejandra Gaviria, representante de H.I.J.O.S señaló que la transformación de las relaciones de poder es clave para hacer posible la reconciliación y poder estar en una situación de igualdad de derechos en la cual se deje de justificar el asesinato impune de los ciudadanos.
Finalmente, las víctimas de la guerrilla hicieron sus propuestas para llevar a La Habana. Entre ellas se encontraba Bertha Lucía Fries, víctima del Club El Nogal.
Fries hizo hincapié en la necesidad del reconocimiento de las víctimas y los diálogos para la reconciliación en valores y explicó: “Reconciliación en valores es aquella que obliga a trascender y aceptar que existen creencias diferentes. Es también buscar puntos de unión a través del diálogo”.
Cortesía de Fernanda Sánchez Jaramillo, Prensa Reiniciar desde Cali, para La Pluma, 4 de agosto de 2014
Fotos: Fernanda Sánchez Jaramillo, Prensa Reiniciar


No hay comentarios:

Publicar un comentario