Google+ Followers

Google+ Followers

lunes, 29 de agosto de 2016

PLEBISCITO Y X CONFERENCIA DE LAS FARC: DOS HECHOS DE DEMOCRACIA REAL - CARLOS ARTURO VELANDIA JAGUA

Plebiscito y décima conferencia de las Farc: dos hechos de democracia real
Nueva opinión de Carlos Velandia desde la cárcel: ‘Son dos eventos históricos’

Por: Carlos Arturo Velandia

julio 22, 2016

Foto: lafm.com.co

Luego que la Corte Constitucional declarara exequible el plebiscito en los términos que le propone el gobierno, se abre para los colombianos la oportunidad histórica de aprobar o improbar los acuerdos de paz entre el gobierno nacional y la guerrilla de las FARC-EP.
Este plebiscito de carácter vinculante y obligatorio para la implementación de los acuerdos de paz, llenarán de legitimidad, por el respaldo social mayoritario, este proceso que pondrá punto final a la guerra en Colombia.
La X Conferencia de las FARC-EP es el mecanismo y evento histórico más importante y de mayor valor de la democracia interna de esta organización insurgente, en el cual se aprobarán los acuerdos de paz pactados por sus dirigentes, en la mesa de dialogo de La Habana.
Estos dos eventos marcarán el acontecimiento histórico de poner fin a la guerra, y de ser la apertura de un largo proceso de construcción de la reconciliación nacional y de la construcción de la paz; pero para lograr ese cometido , estos eventos deberán estar precedidos por intensas campañas de divulgación y pedagogía sobre los contenidos de los acuerdos de paz, para que la sociedad y la membresía de las FARC-EP, debidamente informados decidan dar su apoyo y asunción a los términos en que se pacte el fin de la guerra y el comienzo de la paz.
Para el caso del plebiscito, es el gobierno y las fuerzas políticas y sociales que apoyan el proceso de paz, a quienes les corresponde diseñar y desarrollar la campaña por el SI en la totalidad del territorio nacional, garantizando que la sociedad, sin exclusiones, conozcan los contenidos de los acuerdos de paz y su significado para el país.
Conviene advertir que un resultado positivo en el plebiscito, significará un aliento importante adicional para que las FARC-EP tomen en su X Conferencia, las decisiones que Colombia entera espera: el fin de la guerra, la dejación de armas y el paso a la lucha política sin armas.
Para el caso de la X Conferencia de las FARC-EP, es a la delegación de paz que ha trabajado en este acuerdo en La Habana desde 2012, a quienes  les corresponde realizar la divulgación y la pedagogía de los acuerdos en todas las estructuras – como de hecho lo han venido realizando desde hace varios meses- internas del movimiento insurgente, lo cual implicará el contacto directo de la dirigencia con sus bases, tanto para este propósito de pedagogía como para tomar el control de las estructuras y de los recursos que han estado comprometidos en la guerra. Esto último cobra gran importancia para salir al paso a escisiones o disidencias que pueden surgir, como la ya conocida en el frente 1 del Bloque Oriental.
La X Conferencia tendrá además otros propósitos, relacionados con decisiones estratégicas que se implementarán tras la dejación de armas y que serán de importancia capital en el tránsito de la guerra a la paz, de la lucha política con armas a la lucha política sin armas, de la vida castrense a la civilidad, de la ilegalidad a la legalidad y lucha institucional, de la irregularidad a la normalización. Todos estos tránsitos podrán examinarse en una hipotética agenda del siguiente tenor:
1.   Homenaje a los mártires y héroes de las FARC-EP.
2.   Informe del Secretariado nacional de las FARC-EP (Balance de 52 años de lucha y de historia en las luchas sociales y políticas de Colombia.
3.   Coyuntura nacional e internacional.
4.   Los acuerdos de paz – Aprobación.
5.   Disolución de la estructura militar de las FARC-EP.
6.   Construcción de nueva estructura de nuevo movimiento político, para la lucha política sin armas.
7.   Programa del nuevo movimiento político.
8.   Plataforma política.
9.   Elección de dirigencia nacional, representantes al Congreso de la República y vocerías nacionales y regionales.
10.Declaración política.
El primer punto de la agenda concitará al movimiento fariano alrededor de sus símbolos, que a lo largo de su lucha revolucionaria han hecho parte de su identidad, que también ha permitido construir su espíritu unitario e integrador.
El segundo punto lo constituye el informe central del máximo organismo de dirección que en su condición de dirección responsable, presentará el balance de 52 años de lucha armada, en el contexto de las luchas sociales y políticas del país, ocurridas en el último medio siglo de nuestra vida republicana. Contendrá el informe, desde una perspectiva autocritica, un análisis de los aciertos y errores y sus aportaciones a las ideas políticas del país, contendrá también la visión de futuro y las proyecciones que tendrá el movimiento fariano en tiempos del posconflicto armado. El informe será además, una rendición de cuentas del secretariado y otros órganos de conducción a sus bases, que será sometido a aprobación.
El tercer punto permitirá a la X Conferencia, realizar el análisis de contexto en que está discurriendo el final de la guerra y el comienzo dela construcción de paz en Colombia.
Permitirá analizar el impacto que está teniendo este acontecimiento en la economía, en la vida política nacional, el impacto directo en los territorios históricos del conflicto, en las sensibilidades y percepciones de la sociedad, así como en el entorno internacional y su contribución a hacer del continente una zona de paz.
El cuarto punto permitirá examinar los acuerdos, como un conjunto de decisiones que constituyen la única opción de poner punto final al conflicto armado y de realizar la lucha política sin armas, en lo sucesivo. Su aprobación significará que las FARC-EP como parte del conflicto, asume con responsabilidad y entereza los alcances y consecuencias de los acuerdos.
La aceptación de los acuerdos es vinculante para todos los miembros de las FARC-EP y suponen que las FARC, aunque conserven la sigla, desaparecen como entidad jurídico-política, es decir no habrá más FARC-EP.
Los puntos quinto y sexto se refieren a la transformación o creación de una nueva forma de organizarse, para la lucha política sin armas. Podremos ver este fenómeno como el conjunto de decisiones que harán posible que la estructura piramidal y jerarquizada, que une a estructuras y a sus miembros en relaciones de mando-obediencia, se transformen en una estructura horizontal caracterizada por las relaciones democráticas al interior, en las que el voto de un dirigente y el de un militante de base tengan el mismo valor.
Es en suma el proceso que transformará un frente guerrillero en una estructura política local, o un bloque de frentes en una estructura regional y a un combatiente en un militante de una organización política, para la lucha política sin armas.
Los puntos séptimo y octavo, hacen referencia a que el nuevo movimiento político debe tener dos grandes instrumentos político-ideológicos, que constituyen el acervo histórico y de futuro, que une al farianismo, que lo identifica y que les permitirá actuar en la lucha política sin armas, en el marco de la institucionalidad y en el actual estado social de derecho.
El programa contendrá los nortes, las propuestas y los máximos objetivos estratégicos que se propone el nuevo movimiento y que le propone al país. Esto es una proyección de largo plazo, en la que seguramente estará la construcción de una sociedad socialista.
La plataforma política es el conjunto de proyecciones y propuestas de corto y mediano plazo que el nuevo movimiento propondrá al país. La plataforma estará determinada por la táctica o modo de hacer y materializar la lucha política sin armas derivada de los objetivos del programa.
La plataforma permitirá establecer la política de unidad y de alianzas dentro del espectro de organizaciones y movimientos políticos pares y compatibles con sus postulados tácticos y estratégicos.
El noveno punto se refiere al acto soberano y democrático, en el que la X Conferencia definirá y dará respaldo a los militantes, que han de conducir en lo sucesivo, el proceso de transición, de la guerra a la paz y el nuevo movimiento en tiempo de postconflicto armado. En esta  ocasión, los delegados elegirán entre hombres y mujeres la dirigencia que habrá de representarlos y conducirlos. Muy seguramente veremos entre ellos a personas ya conocidas y no se debe descartar que aparezcan nuevos dirigentes provenientes de las estructuras clandestinas de las FARC-EP.
Habrán de elegir también a los dirigentes que ocuparán las curules en el Congreso de la República, que de manera directa se asignarán a las FARC-EP en el marco del acuerdo político de favorabilidad para la acción política sin armas.
El punto décimo se refiere a la declaración política, la cual adquiere un valor histórico, porque será el acta de defunción de la guerra en Colombia, será el acta de nacimiento de una nueva era en la que estará proscrita la lucha política con armas y será el surgimiento de un nuevo movimiento político de carácter nacional y legal.
La declaración política será además un llamado a la nación y a la comunidad internacional, a asumir la tarea colectiva de construir la reconciliación entre los colombianos y a involucrarse en la tarea de hacer paz con justicia social. Será un llamado a desarrollar el estado social de derecho, en el más amplio sentido del concepto, a profundizar y desarrollar las libertades ciudadanas y a aplicar y preservar los derechos humanos, entendidos como los que aproximan al ser humano al bienestar y a la felicidad.
Finalmente y por tratarse de un evento de tal transcendencia histórica, muy seguramente la X Conferencia estará constituida por delegados de todas las estructuras farianas, que podrán ser elegidos en número plural de un delegado por cada 15 integrantes (militantes y combatientes), los cuales serán portadores de los puntos de vista de las estructuras a las que pertenecen y representan.
Muy seguramente serán invitados observadores internacionales y nacionales que podrán estar en el Foro de Sao Paulo, la Internacional Socialista, Partidos Comunistas del mundo, la ONU, OEA, CELAC, UNASUR, los partidos políticos y movimientos políticos Colombianos, las iglesias, premios nobel de Paz y personalidades democráticas.
Un evento de esta índole demandará un exigente esfuerzo logístico y organizacional   para garantizar que en el campamento donde ser vaya a realizar, lleguen todos los delegados, los observadores e invitados, además de los medios de prensa que han de testimoniar e informar sobre este acontecimiento histórico.
El mayor o menor esfuerzo logístico también estará determinado por el lugar donde se vaya a realizar, pero muy seguramente se considerarán territorios como Marquetalia y la Uribe. El primero porque allí en esas tierras nació las FARC y el segundo porque es allí donde se inició el largo camino de construir la paz en Colombia. Dos lugares de gran simbología en la historia del conflicto armado y las paces que podrán significar el comienzo y el fin de una guerra que no deberá repetirse jamás.

No hay comentarios:

Publicar un comentario